01Uzt
2016
0

Eskerrik asko!

Aurten bereziki eskerrak eman nahi dizkiegu gurekin lan egin duten hiru lankideei bere lana, ilusio, eta arduragatik; Mª Ángeles Melero, Mariví Ispizua e Isabel

Urte askotan zehar gurekin egon dira eta, bai poz bai pena handiz, beren lana eskertu nahi diegu eta espero dugu lan ona egin ondoren orain izango duten aisialdia gozatzea.

Agur esateko modurik onena Mª Angeleseen hitzekin izango da. Berak idatzi dizkigu hitz hauek ikastetxeko aldizkarian ipintzeko.

ESKERRIK ASKO!/ GRACIAS!

       Han pasado muchos años desde que empecé en el Cole a dar clase. Fijaos si son años que hasta era otro edificio con jardines, palmeras, escaleras de madera, ventanas y techos muy altos y solo había niñas en las clases. (Para los que ahora sois alumnos casi os parecerá una película histórica pero a algunas madres y padres que leáis estas líneas seguro que os suena.)

      Luego derribaron ese hermoso edificio y pasamos al que tenemos ahora sin jardines pero más moderno y práctico. Más adelante comenzaron a entrar en las clases los niños. Las chicas se alegraron ¡claro! Y empezaron a aparecer balones de fútbol en los recreos.

En esos últimos años fueron los ordenadores, proyectores, pizarras digitales y demás artilugios los que invadieron  las aulas.

     Como os habréis imaginado soy una profesora que he acabado  ya de recorrer las clases, pasillos, patios, capilla, biblioteca, con la alegría de estar rodeada de chavales y chavalas con sus bromas, sus travesuras, sus risas, a veces sus lágrimas, sus ilusiones. Como ya os he dicho ha habido muchos cambios en estos 45 años que he dado clase: los primeros 27 enseñaba en Primaria y los últimos 18 en Secundaria. Para los que sois más pequeños y no me habéis conocido os diré que me llamo Mª Ángeles.

     A la mayoría de los que ahora están en  ESO les he dado clase en algún momento e incluso a algunos este mismo curso hasta noviembre que fue cuando me jubilé. Y os preguntaréis: ¿todas estas líneas para qué son?

     Para deciros un pequeño secreto tanto a los padres y madres o chavales que lo leáis e incluso a algún profesor: a pesar de todos los años y cambios que ha habido en el cole desde el año 1970 en que siendo casi una cría me encomendaron llevar una clase de 42 niñas de 6 años (entonces las clases eran muy numerosas) los alumnos y alumnas sienten, disfrutan  y necesitan de verdad  cosas iguales.

    Aunque parezca difícil de creer os lo dice alguien que ha vivido a tope y disfrutado al máximo yendo todos los días a ver los expectantes ojos  de todos los alumnos y que esperaban de mí, ilusión, atención, y también ideas claras y creativas. Ahora cuando veo exalumnos que me paran y me dan un par de besos en la calle o les encuentro de enfermeras, profesores, carniceros, dependientas, abogados etc. solo puedo decir a todos los miles de alumnos que he conocido: GRACIAS POR  HABERME DEJADO SER VUESTRA PROFESORA.

He tenido una vida muy feliz gracias a vosotros. Un abrazo a todos.

Mª ÁNGELES